Coming Up Wed 1:00 PM  AEDT
Coming Up Live in 
Live
Spanish radio

Australia busca acuerdos de visas de “Working Holiday” con México y otros 12 países

The working holiday visa can be renewed by working in farms Source: pexels

Con el fin de atraer un mayor número de trabajadores para el sector agrícola australiano, el Ejecutivo de Camberra busca firmar acuerdos recíprocos para otorgar visas de trabajo y vacaciones (Working Holidays) con 13 países, entre ellos México, así como un aumento de la cuota de entradas de visitantes de naciones con las que ya tiene este tipo de convenios temporales de migración.

El número de jóvenes que han llegado a Australia con visas de trabajo y vacaciones, los “working holiday” aumentó en un 20 por ciento el año pasado, lo que se traduce en 43,000 personas desperdigadas en las zonas regionales en donde se necesita mano de obra en el sector agrícola.

Recientemente, el gobierno federal implementó una serie de cambios en el programa de visados de los “working holiday” para ayudar a los agro-ganaderos de las áreas rurales y regionales que necesitan mano de obra.

Los cambios recientes al programa de visas “working holiday” incluyen el elevar los topes anuales en las visas, la expansión del número de áreas regionales y el permitir que su titular pueda trabajar durante doce meses con el mismo empleador, en lugar de seis meses.

A partir de enero de este año, los titulares de estas visas que completen seis meses de trabajo regional en su segundo año puede pedir quedarse en Australia un año más. El número de las visas en el segundo año otorgadas en Australia se incrementó en 20 por ciento el año pasado.

El ministro australiano de Inmigración, David Coleman, elogió el incremento, aunque considera que aún hay mucho por mejorar.

“Estamos dando más oportunidades para la migración regional y este incremento en el número de personas que hacen turismo y trabajan en las áreas regionales es algo bueno y espero que siga”, comentó Coleman, al agregar que espera que la opción de poder optar a un tercer año de visado permita a los viajeros pasar más tiempo en las zonas regionales.

Estas visas atrae principalmente a jóvenes mochileros quienes realizan trabajos estacionales en el sector de la agricultura.

The government wants to increase the cap on the number of working holiday makers.
The government wants to increase the cap on the number of working holiday makers.
Getty

Escasez de mano de obra

El gobierno federal espera que la cifra aumente y por eso busca nuevos acuerdos con 13 países, entre ellos México y Brasil, además de los 44 convenios que ya están vigentes.

Un representante de la Federación Nacional de Granjeros, Tony Mahar, dijo que si bien el aumento es prometedor, aún es necesario incentivos más sostenibles.

“Las comunidades se benefician de estas medidas que el gobierno ha aprobado. Nosotros creemos que todavía hay mucho trabajo que hacer y estamos dispuestos a tener mochileros y asegurarnos de que continúen trabajando en nuestras granjas, pero necesitamos más medidas y creemos que la escasez de mano de obra es muy severa en las zonas rurales y regionales de Australia”, recalcó.

Cálculos recientes apuntan a que anualmente se necesitan unos 100,000 trabajadores cada año en este sector.

Los mochileros benefician a la economía regional

Por su lado, el ministro de Comercio, Turismo e Inversiones, Simon Birmingham, dijo que los titulares de estas visas inyectan a la economía unos $3.000 millones cada año, principalmente en las áreas regionales.

“Los que hacen turismo y trabajan generalmente se quedan más tiempo, gastan más dinero en Australia y se adentran más a las áreas regionales que otros visitantes internacionales”, explicó.

“Nuestra expansión del programa de WHM ofrece a más jóvenes de más países la oportunidad de hacer el viaje de su vida y apoyar al mismo tiempo a nuestras industrias claves y las comunidades regionales”, indicó el ministro.

La llegada de estos jóvenes turistas que trabajan en las áreas regionales beneficia a los negocios de alojamiento.

orkers sort and pack strawberries at the Chambers Flat Strawberry Farm
The number of working holiday-makers has soared by 20 per cent in the past year. (AAP)
AAP

Un polémico acuerdo con Indonesia

En las próximas semanas el Parlamento discutirá un acuerdo de libre comercio con Indonesia, que se suscribió en marzo pasado. De aprobarse este acuerdo permitirá el otorgamiento de 5,000 visas de vacaciones y trabajo entre Indonesia y Australia cada año.

Pero el gobierno afronta una fuerte oposición al acuerdo dado que los sindicatos creen que los trabajadores temporales son explotados.

La portavoz laborista en materia de Finanzas, Katy Gallagher, dijo que la oposición alienta el crecimiento del comercio, pero no le dará el visto bueno hasta que sea adecuadamente discutido.

“Tenemos nuestro proceso por el cual pasaremos. Irá a través del proceso parlamentario evidentemente, pero también por el proceso interno de los laboristas. En general, los laboristas tenemos una posición de apoyo al libre comercio, pero no lo hacemos a cualquier coste, pero creemos que como nación comerciante estos acuerdos son de interés nacional”, señaló.

Para Michele O'Neil , presidente de la Central Sindical, la ACTU, por sus siglas en inglés, el acuerdo es dudoso porque “abre la puerta a un número de trabajadores temporales que serán explotados cuando se debería dar prioridad a la contratación y capacitación de los trabajadores locales”.

Las preocupaciones también apuntan a la gran cantidad de salarios que no se cobran en el sector que asciende en total a $1.000 millones.

El ministro Birmingham aseguró que el Ministerio del Interior tiene en la mira a las granjas que no actúan con corrección.

“Cancelamos las visas de 89 personas recientemente, en el marco de la Operación Battenrun, por su conducta inapropiada por la contratación de trabajadores y otros asuntos”, puso como ejemplo el ministro.

La explotación de los mochileros

Los mochileros por su lado están compartiendo historias de explotación en Instagram bajo la etiqueta #88daysaslave, a través de la cual denuncian que son explotados e incluso se les paga hasta  $4 dólares la hora y se les brinda condiciones paupérrimas de trabajo en el sector agrícola, en donde se han registrado ya casos de abuso sexual y extorsión con amenazas de deportación.