Coming Up Mon 1:00 PM  AEST
Coming Up Live in 
Live
Spanish radio

Australia inmerso en un caos por contagios masivos y escasez de pruebas de covid-19

Australian Prime Minister Scott Morrison wears his face mask during a press conference. Source: AAP Image/Lukas Coch

Con una media de más de 30,000 casos diarios de covid-19 en los últimos días en Australia, cifra que se prevé se duplicará esta semana, largas colas para someterse a las pruebas PCR y la escasez de los kits de antígenos, el gobierno de Scott Morrison afronta un caos frente a la virulenta expansión de la variante ómicron en el país.

Nueva Gales del Sur, el estado australiano más golpeado por la irrupción de la variante ómicron, reportó este lunes 20.794 casos de covid-19 y cuatro fallecidos, mientras que Victoria informó que registró 8.577 contagios tres fallecimientos.

Los números refuerzan la tendencia a la alza de este coronavirus, que acumula desde hace unos días más de 30.000 infecciones diarias en Australia y se prevé que pronto ronde las 50.000.

Las colas para someterse a una prueba de PCR se extienden por varios kilómetros y los centros de prueba cierran antes de haber abierto sus puertas por la gran demanda. Los resultados de los laboratorios tardan en llegar varios días y los pobladores de Australia se arriesgan a ser contagiados o a contagiar el virus en estos lugares.

Para aliviar la carga de los laboratorios, el gobierno australiano modificó la semana pasada las directrices, ordenando a sus pobladores y a los viajeros a someterse de forma individual a las pruebas de antígenos caseras o RAT, pero éstas escasean y sus precios se han disparado. El jefe de la oficina del Tesoro, Josh Frydemberg, informó este lunes que el Ejecutivo de Camberra ha ordenado 84 millones de kits.


 

Puntos destacados:

  • Nueva Gales del Sur, el estado australiano más golpeado por la irrupción de la variante ómicron, reportó este lunes 20.794 casos de covid-19 y cuatro fallecidos, mientras que Victoria informó que registró 8.577 contagios tres fallecimientos.
  • El gobierno australiano anunció este lunes que unas 84 millones de pruebas RAT están en camino.
  • El primer ministro australiano, Scott Morrison, se niega a poner a disposición de la población los kits de antígenos de forma gratuita.

Ante la escasez de las pruebas RAT, el alza de sus precios y la falta de acceso de las personas de bajos recursos a estos medios, el primer ministro Scott Morrison afronta una fuerte presión para que los ponga a disposición de los pobladores australianos de forma gratuita.

Morrison , quien ha insistido en los últimos días que el nuevo enfoque de la lucha contra la pandemia recae en la responsabilidad personal, declaró este lunes que las personas consideradas como contactos cercanos deben someterse a una prueba de antígenos gratuita si son asintomáticos pueden acceder a las pruebas de antígenos de forma gratuita, pero el resto deberá desembolsar de su propio bolsillo.

“Hemos invertido cientos de miles de millones de dólares para que Australia navegue por esta crisis. Ahora estamos en una etapa de la pandemia en la que no todo es gratuito”, dijo Morrison al canal 7 de la televisión australiana.

Por su lado, Frydenberg recalcó que las pruebas de antígenos serán subsidiadas para las personas en las residencias de ancianos y aquellos considerados como vulnerables a través de la seguridad social o “concessional access” para que les cueste la mitad del precio de mercado, que normalmente es de 10 dólares locales, aunque en los últimos días la cadena ABC reportó que se ha vendido hasta en 25 dólares australianos.

¿Debemos contagiarnos masivamente?

“Es tentador ver la crisis de las pruebas como una prueba de que Australia ha caído en el primer obstáculo, pero en realidad, los obstáculos han desaparecido y la pista ha cambiado….Estamos corriendo una carrera completamente diferente, pero seguimos tratando de seguir las viejas reglas”, apuntó este fin de semana Leigh Tonkin, editor de reportajes y de información de contexto de la cadena australiana ABC.

Tonkin citó al Dr. John Gerrard, Director de Salud de Queensland, quien dijo la semana pasada que “la propagación de este virus no sólo es inevitable, sino que es necesaria” para que Australia y el resto del mundo pase de la “fase pandémica a la endémica” a través de la propagación del virus.

“Es un gran salto cognitivo para los australianos, y no hay vuelta atrás.”, remarcó Tonkin, dejando una gran itnerrogante: si la forma de pensar de Australia cambiará con rapidez frente a una nueva situación en la ómicron presenta síntomas más leves y menos mortales que las anteriores.

¿La ómicron pone al gobierno de Australia ante otro gran fracaso?

Los expertos en economía y académicos Steven Hamilton y Richard Holden, señalaron que aunque los responsables políticos indican que las hospitalizaciones actuales son bajas y la situación se desarrolla según lo previsto, las cifras indican que desde el viernes se han incrementado las hospitalizaciones en un 28% y las de cuidados intensivo en un 20%.

“Hace dos semanas, los casos registrados eran 10 veces menores que ahora. ¿Qué seguridad tenemos de que las UCI no se verán desbordadas a finales de este mes? ¿Estamos planeando esa contingencia?”, precisaron en su artículo de opinión publicado en el diario Sydney Morning Herald.

“Pensábamos que las cosas no podían ser peores que la chapuza del despliegue de la vacuna, que fue uno de los mayores fracasos políticos de la historia de Australia. Por desgracia, aquí estamos. Debería darnos vergüenza imaginar que habían aprendido la lección. Morrison dice que no quiere mirar por el espejo retrovisor, y podemos ver por qué. Pero también se niega a mirar por el parabrisas. Así que no es de extrañar que nos hayamos salido de la carretera”, criticaron los dos expertos.