Coming Up Tue 1:00 PM  AEST
Coming Up Live in 
Live
Spanish radio

Hong Kong prohibe vuelos desde Australia y otros siete países

Passengers walk in the arrival hall at Hong Kong International Airport. Source: EPA

La medida adoptada por Hong Kong se debe al avance de la variante Ómicron del COVID-19 que está azotando al mundo.

El centro financiero de Asia, Hong Kong, prohibió el miércoles los vuelos procedentes de ocho países en el marco de las estrictas medidas de restricción del virus, mientras los brotes de Ómicron se descontrolan en el mundo.

La nueva variante del coronavirus se está extendiendo rápidamente por todos los continentes, por lo que los gobiernos se han apresurado a poner en marcha vacunas de refuerzo y a reforzar los sistemas sanitarios, ya que las cifras de infección han alcanzado nuevos máximos.

Gran Bretaña, Estados Unidos, Francia y Australia han anunciado cifras récord de casos en los últimos días, mientras que China ha impuesto cierres en dos ciudades y ha puesto en marcha la realización de pruebas masivas para millones de personas mientras redobla su política de "COVID cero" antes de los Juegos Olímpicos de Invierno de Pekín.

La líder de Hong Kong, Carrie Lam, dijo que la ciudad estaba cerrando bares, gimnasios y cancelando las cenas en restaurantes nocturnos después de que se detectara Ómicron en el centro internacional de negocios.

Las restricciones son el último golpe económico para una ciudad que ha mantenido los casos bajos pero que ha dejado a sus residentes aislados del resto del mundo con estrictos controles fronterizos.

Al igual que la China continental, Hong Kong ha mantenido algunos de los controles más estrictos del mundo, incluyendo periodos de cuarentena de semanas, cierres selectivos y pruebas masivas.

La ciudad había registrado 114 casos de Ómicron hasta el martes por la noche, y un pequeño brote comunitario detectado entre el personal de la aerolínea Cathay Pacific fue lo que desencadenó las últimas restricciones.

Lam dijo que las autoridades sanitarias temían que la cepa se estuviera extendiendo silenciosamente dentro de la comunidad.

Los vuelos procedentes de Australia, Canadá, Francia, India, Pakistán, Filipinas, Gran Bretaña y Estados Unidos estarán prohibidos durante las próximas dos semanas.

Residents line up at a temporary COVID-19 testing centre in Hong Kong.
Residents line up at a temporary COVID-19 testing centre in Hong Kong.
AP

Hong Kong también ordenó que un crucero que transportaba a 3.700 personas volviera a puerto para someterse a pruebas después de que se descubriera que nueve pasajeros eran contactos cercanos de pacientes con Ómicron.

"Bajo control"

Al norte, en la ciudad china de Zhengzhou, 13 millones de residentes recibieron la orden de someterse a las pruebas de COVID-19 el miércoles, después de que se detectaran 11 casos de Ómicron.

La ciudad central está bajo un cierre parcial, uniéndose a millones más en las ciudades cercanas de Xi'an y Yuzhou, que también tienen órdenes de permanecer en casa.

Sin embargo, el número de casos en Xi'an descendió a su nivel más bajo en semanas, y las autoridades afirmaron que el brote había sido "controlado".

"La epidemia muestra una tendencia a la baja", dijo Ma Guanghui, subdirector de la comisión de salud de la provincia de Shaanxi.

China se ha ceñido a un enfoque rígido para acabar con los casos de COVID cuando aparecen, con fuertes restricciones fronterizas y cierres selectivos, desde que el COVID-19 apareció por primera vez en el país en 2019.

Sin embargo, a menos de un mes de los Juegos Olímpicos de Invierno de Pekín, una serie de pequeños brotes en todo el país ha puesto la estrategia bajo presión.

El enfoque de "COVID cero" contrasta con la estrategia empleada por muchos países occidentales, que han optado por convivir con el virus en lugar de volver a imponer restricciones severas.

La política más relajada ha provocado una explosión del número de casos en Occidente, y el lunes Estados Unidos informó de más de un millón de casos diarios.

El martes, Gran Bretaña superó los 200.000 casos por primera vez, Australia registró casi 50.000 y Francia más de 270.000, superando los tres países sus anteriores récords.

India también se prepara para un nuevo aumento, con 58.000 nuevos casos confirmados el martes, más del doble de los registrados tres días antes.

Varias ciudades han impuesto el toque de queda y la capital, Nueva Delhi, ha ordenado a todos los residentes que no sean trabajadores esenciales que se queden en casa este fin de semana.

A health worker administers the vaccine for COVID-19 to a woman in Ahmedabad, India.
A health worker administers the vaccine for COVID-19 to a woman in Ahmedabad, India.
AAP

"No hay lugar para la complacencia", dijo en una conferencia de prensa V.K. Paul, un médico indio que trabaja con el gobierno en su respuesta al coronavirus.

En Francia, el presidente Emmanuel Macron advirtió a las personas que aún no se han vacunado que planeaba hacerles la vida difícil limitando el acceso a aspectos clave de la vida.

El gobierno está tratando de impulsar una legislación que hará que la vacunación sea obligatoria para las actividades culturales, para utilizar los trenes interurbanos o para visitar un café, lo que provocó una reacción entre los que se oponen a más reglas del gobierno.

Source AFP - SBS
This story is also available in other languages.
Show languages