Coming Up Sun 1:00 PM  AEST
Coming Up Live in 
Live
Spanish radio

Los rituales y tradiciones de los latinos para empezar el Año Nuevo en Australia

Source: Getty Images

¿Qué tradiciones o supersticiones se mantienen en Australia? Aquí un grupo de latinos nos cuenta cómo se preparan ellos para recibir el 2019 lejos de sus tierras.

Amor, salud y dinero. Estos son los tres deseos más típicos que las personas de todo el mundo anhelan para sus vidas y las de sus seres queridos en la víspera del Año Nuevo.

A la media noche, en América Latina, los más supersticiosos practican una serie de rituales o tradiciones que se han traspasado de generación en generación para empezar el nuevo ciclo con las mejores vibras.  

En Australia, ya sea por la distancia o porque la familia está muy lejos, muchos dicen que algunas tradiciones comienzan a perderse. Como es el caso del ritual de la quema del muñeco de año viejo que se realiza en países como México y Colombia. Sin embargo, otras costumbres más transversales, como comer doce uvas a la media noche y salir a la calle con una maleta, aún siguen presentes. 

  • Lentejas para un año próspero

Aunque la tradición es originaria de Italia muchos países de habla hispana también adoptaron a las lentejas como un elemento crucial para atraer abundancia el Año Nuevo.

En Chile, las lentejas se comen como guiso a la media noche. En Colombia, en cambio, sólo basta tenerlas crudas en los bolsillos o las carteras para que reine la prosperidad y la riqueza el año que se avecina cuenta César Moreno, un joven oriundo de Bogotá, quien esperará su primer Año Nuevo en Sídney.

“Mi mamá siempre me pasaba un puñado de lentejas para que yo me las colocara en los bolsillos y hasta en la misma billetera a la media noche. Esta noche voy a hacer lo mismo. Será una forma de estar cerca de ella y de mis seres queridos en la distancia, sobre todo porque mi papá y mi hermano que estuvieron este año de visita en Sídney ya se volvieron a Colombia,” cuenta el colombiano César Moreno.

César despedirá el 2018 trabajando. A las seis y media de la mañana inició su jornada laboral, donde su misión es corregir todos los defectos de una cocina en una casa que es parte de un nuevo proyecto inmobiliario en Sídney. Su jefe lo llamó anoche a última hora para pedirle que se presentara a trabajar. “Mis expectativas son juntarme con mis amigos a ver los fuegos artificiales después del turno que terminará mas o menos como a las cuatro de la tarde. En total, seremos quince colombianos los que nos juntaremos a esperar el año nuevo, contando a cinco amigos que vinieron desde Melbourne a ver los fuegos artificiales a Sídney.”

El punto de encuentro ésta noche será el parque McKell, en el extremo norte de Darling Point, una bahía secreta donde esperan contemplar más tranquilamente el show pirotécnico. “Pensábamos juntarnos a las ocho de la mañana en el Jardín Botánico, pero un amigo, antes de irse a clases pasó a mirar, nos avisó a todos que ya había mucha gente instalada. Así que decidimos cambiar de planes y juntarnos en este parque. Unos amigos se irán para allá desde bien temprano.”

Como no estarán las condiciones para preparar una tradicional cena de Noche Vieja, César dijo que lo que no faltará será un clásico desayuno de primero de enero: Tamal con Chocolate, para comenzar el año con dulzura. 

 

  • Uvas para la abundancia.

Año nuevo a la australiana. Así espera recibir el 2019 la familia de la colombiana Jenny Fuentes y el mexicano Víctor Valdés en Sídney.

Esta pareja, que ya va a cumplir 20 años celebrando el Año Nuevo en Australia, decidió contemplar los fuegos artificiales en el Jardín Botánico de Sídney. En septiembre compraron sus tickets, por 90 (adulto) y 30 (niño) dólares, para gozar de un picnic familiar y tranquilo a partir de las cinco de la tarde. Se vendieron un total de 3,500 tickets, comenta, para tener acceso a zonas privadas de este parque que está en el corazón de la ciudad y que tiene prohibido el consumo de alcohol para garantizar la seguridad de las familias. 

“Una vez aquí en Australia salí a la calle con una maleta y ese año fue el más viajado de mi vida. Fui a México, Tailandia e Indonesia.  Así que doy fe de que funciona,” dice la colombiana Jenny Fuentes.

Salir a la calle con una maleta es una tradición para la víspera de Año Nuevo para viajar.
Pexeles, Oleksandr Pidvalnyi

Este año, en cambio, Jenny decidió cambiar la maleta por las uvas. “Vamos a tener un picnic con wraps, sándwiches, frutas, y por supuesto que vamos a llevar uvas. Tanto en México como en Colombia se come uvas a la media noche para que el año nuevo sea de abundancia y prosperidad. Se comen doce uvas, una uva por cada mes del año,” comenta.

 

  • Ropa nueva: blanca, roja o amarilla.

En Brasil, el blanco es el color que la mayoría viste para esperar el Año Nuevo.

Sin embargo, en los países de habla hispana los colores varían dependiendo de lo que la persona desea alcanzar.

Jenny Fuentes dice que en Colombia cuando la gente anhela riqueza se viste “elegante y de color amarillo.”

Acá en Australia, ella dice que viste algo nuevo para la buena suerte, aunque el color va variando cada año.

“En Colombia se usa quemar el año viejo, que es quemar un muñeco con pólvora y cosas viejas adentro. Se comienza a fabricar desde principios de diciembre en los barrios. Acá (en Australia) como no se puede hacer eso, nosotros usamos algo nuevo como un símbolo de dejar atrás las cosas malas y darle la bienvenida a las cosas buenas.”

Si tu plan el 2019 es encontrar el amor, Jenny dice que un ritual es vestir ropa interior roja. "Mi marido dice que en México también se hace esa tradición de usar calzones rojos para el amor o amarillo para tener más suerte o dinero. En Colombia es igual."

 

  • “Mi casa es tu casa”

Comer doce uvas a la media noche.
Pexeles, rawpixel.com

Juntarse a cocinar una gran cena a la cual será bien bienvenido cualquier amigo del amigo que se encuentre solo esta noche será el panorama para esperar el 2019 del estudiante mexicano Javier Méndez. 

Una casa ubicada en Watsons Bay será el punto de encuentro.

“Entre amigos mexicanos y colombianos vamos a cocinar tamales, buñuelos y natillas. Será una cena más bien colombiana porque para navidad hicimos una cena mexicana. Inicialmente somos diez, como para navidad, pero al final fuimos 25 personas cenando. Así que esta noche capaz que suceda igual,” cuenta el mexicano Javier Méndez, quien comenzará a estudiar un diplomado en sustentabilidad ambiental el próximo año.

“Es bien de latino juntarse a comer y tomar en casa, después salir a ver los fuegos artificiales y luego irse de fiesta con los amigos hasta que amanezca.”

Dentro de las tradiciones que dice mantener en Australia está la de preparar “ponche de frutas,” que es vino tinto con trozos de fresa, mango y durazno, que se bebe después de las doce de la noche. “Primero se comen las doce uvas, que este año no serán deseos, serán propósitos.” 


 

Escúchanos en Radio SBS Spanish 24/7

Puedes escucharnos por Radio Digital, a través de nuestro servicio de streaming en vivo aquí en nuestra página web o mediante nuestra app para celulares.

Descarga la aplicación gratuita aquí: