Coming Up Sun 1:00 PM  AEDT
Coming Up Live in 
Live
Spanish radio

Más de 100 trabajadores y empleadores desafían el mandato de vacunación de Australia en los tribunales

Healthcare workers administering the COVID-19 vaccine at a vaccination centre at Sandown Racecourse in Melbourne. Source: AAP

Se ha presentado un nuevo desafío legal ante los mandatos de vacuna COVID-19 del estado de Victoria para trabajadores autorizados, que involucra a más de 100 trabajadores y empleadores.

Más de 100 trabajadores esenciales y empleadores están desafiando los mandatos de vacunación de Victoria en un caso nuevo ante la Corte Suprema de Victoria.

La pareja de Melbourne, Belinda y Jack Cetnar, presentaron un caso desafiando los mandatos la semana pasada, pero después de que un juez recomendara que obtuvieran asesoramiento legal, se unieron a una acción más grande dirigida por el trabajador de la salud Simon Harding.


Puntos destacados:

  • El caso involucra a 18 trabajadores de la salud, 13 trabajadores de la construcción, nueve personas de educación, 58 trabajadores autorizados y 21 empleadores.
  • Los demandantes quieren que se anulen los mandatos de vacunación de Victoria y una orden emitida por el tribunal que declare que no son válidas.
  • Argumentan que los funcionarios de salud no dieron la debida consideración a los derechos humanos y que el mandato es incompatible con la Carta de Derechos Humanos de Victoria.

El caso de Harding contra el director de salud Brett Sutton y los directores ejecutivos en funciones Deborah Friedman y Benjamin Cowie está programado para una audiencia de instrucción el miércoles.

El caso involucra a 18 trabajadores de la salud, 13 trabajadores de la construcción, nueve personas de educación, 58 trabajadores autorizados y 21 empleadores.

Representados por Marcus Clarke QC, quieren que se anulen los mandatos de vacunación de Victoria y que el tribunal emita una orden que declare que no son válidos.

Argumentan que los funcionarios de salud no dieron la debida consideración a los derechos humanos y que el mandato es incompatible con la Carta de Derechos Humanos de Victoria.

Los documentos presentados en la Corte Suprema alegan que los funcionarios de salud actuaron bajo dirección y "a instancias del premier de Victoria y no dieron ninguna consideración independiente sobre si era apropiado".

El caso también alega que los funcionarios de salud actuaron "de manera ilógica o irracional" al concluir que las instrucciones del mandato de la vacuna eran necesarias para proteger la salud pública.

Uno de los demandantes en el caso es un empleado de CSL, que fabricó la vacuna Astra Zeneca en Australia.

En un comunicado, la compañía dijo que había alentado encarecidamente a los empleados a comprometerse con la evidencia científica que valida el papel de las vacunas en la reducción de la gravedad de los síntomas de COVID-19, incluida la muerte.

Una encuesta al personal encontró que el 96 por ciento de los empleados había recibido al menos una dosis de una vacuna.

Los funcionarios de salud no dieron la debida consideración a los derechos humanos y que el mandato es incompatible con la Carta de Derechos Humanos de Victoria.

La compañía dijo que estaba comprometida a ayudar a un "grupo muy pequeño" de empleados no vacunados a desarrollar sus conocimientos sobre la seguridad y eficacia de las vacunas COVID-19, y agregó que esperan que todos los empleados cumplieran con los mandatos gubernamentales.

El juicio sobre el tema debía comenzar el lunes en el caso de los Cetnar, pero se aplazó.

La Sra. Cetnar, una maestra de relevo informal que se representaba a sí misma y a su esposo, también había argumentado que el mandato general no consideraba los derechos humanos de aquellos a quienes se les impuso.

Alegó que no se habían considerado medios menos restrictivos, incluidas las pruebas rápidas de antígenos y el EPP.

"Las directivas propuestas para exigir las vacunas Covid-19 para el personal escolar o de cuidado infantil no son una respuesta proporcionada a la pandemia de Covid-19 en circunstancias en las que hay una tasa de supervivencia del 99,9 por ciento y los niños sufren en su mayoría efectos leves de la enfermedad", dijo. en documentos judiciales.

El caso, ante la juez Melinda Richards, será transmitido en vivo.

Source AAP - SBS