Coming Up Tue 1:00 PM  AEST
Coming Up Live in 
Live
Spanish radio

Nuevas restricciones contra el COVID-19 en China y Europa, mientras Estados Unidos acorta a la mitad cuarentena de asintomáticos

People wearing masks queueing in London, Tuesday, December 28, 2021. Source: AP

Gran Bretaña, Grecia y Portugal comunicaron el martes un número récord de casos diarios, y sólo en Francia se registraron casi 180.000 nuevas infecciones.

La Organización Mundial de la Salud ha advertido que la variante del coronavirus Omicron podría saturar los sistemas sanitarios, a pesar de que los primeros estudios sugieren que causa una enfermedad más leve, mientras China y Alemania reintrodujeron el martes duras restricciones para frenar las nuevas infecciones.

Los brotes de COVID-19 han causado estragos en todo el mundo, obligando a muchos países a tomar decisiones difíciles entre las restricciones económicamente punitivas para controlar la propagación del virus y mantener la sociedad abierta.

Estados Unidos ha reducido a la mitad el periodo de aislamiento de los casos asintomáticos para tratar de limitar los trastornos, mientras que Francia ha ordenado a las empresas que los empleados trabajen desde casa al menos tres días a la semana.

En Alemania se aplicaron restricciones de contacto por segundo año consecutivo de cara al Año Nuevo, ya que la mayor economía de Europa cerró clubes nocturnos y obligó a celebrar competiciones deportivas a puerta cerrada.

A pesar de enfrentarse a un brote mucho menor en comparación con los focos mundiales del virus, China no ha relajado su estrategia de "cero COVID", imponiendo órdenes de trabajar en casa en muchas partes de la ciudad de Yan'an.

Los cientos de miles de residentes afectados allí se unieron a los 13 millones de personas de la ciudad de Xi'an, que entraron en un sexto día de confinamiento en casa mientras China luchaba contra su mayor número de casos diarios en 21 meses.

"Estoy a punto de morir de hambre", escribió un residente de Xi'an en la plataforma Weibo, similar a Twitter.

"No hay comida, mi complejo de viviendas no me deja salir y estoy a punto de quedarme sin fideos instantáneos... ¡por favor, ayuda!".

Muchos residentes de Xi'an se han quejado igualmente en las redes sociales de las restricciones, que incluyen la prohibición de conducir y la autorización de que sólo un miembro de la familia salga a comprar alimentos cada tres días.

Este bloqueo es el más amplio en China desde que la ciudad de Wuhan, de tamaño similar, fue aislada del mundo en los primeros días de la pandemia.

Alteración generalizada

La variante Omicron, altamente transmisible, ha impulsado los aumentos en muchos países, y tanto los Países Bajos como Suiza dijeron el martes que se ha convertido en la cepa dominante en sus países.

Francia, Gran Bretaña, Grecia y Portugal informaron el martes de un número récord de casos diarios, y Francia solo informó de casi 180.000 infecciones en las últimas 24 horas.

La OMS ha advertido que no hay que dormirse en los laureles, aunque los resultados preliminares sugieren que Omicron causa una enfermedad más leve.

A pesar de los estudios, el rápido crecimiento de Omicron "seguirá provocando un gran número de hospitalizaciones, sobre todo entre los grupos no vacunados, y causará un trastorno generalizado en los sistemas de salud y otros servicios críticos", advirtió la responsable de incidentes COVID de la OMS en Europa, Catherine Smallwood.

Para frenar la marea, las naciones europeas volvieron a poner frenos con dolorosas consecuencias económicas y sociales.

Finlandia anunció el martes que prohibirá la entrada a los viajeros extranjeros no vacunados. Sólo quedarán exentos los residentes, los trabajadores esenciales o los diplomáticos.

El país nórdico, al igual que Suecia, ha comenzado a exigir pruebas negativas a los viajeros no residentes que lleguen, un día después de que Dinamarca -que actualmente tiene la mayor tasa de infección per cápita del mundo- aplicara la misma medida.

En Alemania, las reuniones privadas se limitan ahora a 10 personas vacunadas -o a dos hogares en los que haya personas no vacunadas- y se han cerrado las discotecas. Todas las competiciones deportivas se celebran ahora a puerta cerrada.

Pero un tribunal belga frustró los planes del Primer Ministro Alexander De Croo de introducir más restricciones al suspender una orden de cierre de locales de ocio.

Caos en los viajes

Más allá de los conflictos sociales, la pandemia ha sido un castigo económico, en particular para sectores como el de los viajes.

Desde el viernes se han suspendido unos 11.500 vuelos en todo el mundo, y decenas de miles más han sufrido retrasos, en uno de los periodos de mayor actividad turística del año.

Varias compañías aéreas han culpado a la escasez de personal causada por los picos de casos de Omicron.

El aumento de casos en EE.UU. se ha visto alimentado por la variante Omicron, así como por las grandes bolsas de residentes no vacunados y la falta de acceso a pruebas rápidas y sencillas.

Sin embargo, el Presidente de EE.UU., Joe Biden, ofreció un respiro al sector de los viajes el martes al anunciar el fin de la prohibición de viajar a ocho países del sur de África impuesta en respuesta a la aparición de Omicron.

Biden dijo el lunes que algunos hospitales de EE.UU. podrían verse "sobrepasados", pero que el país estaba en general bien preparado.

Subrayó que Omicron no tendría el mismo impacto que el brote inicial de COVID-19 o la oleada de la variante Delta de este año.

En un esfuerzo por evitar la escasez masiva de mano de obra durante la oleada, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. redujeron el lunes el periodo de aislamiento para los casos asintomáticos de 10 a cinco días.

Source AFP - SBS
This story is also available in other languages.
Show languages