Coming Up Wed 1:00 PM  AEST
Coming Up Live in 
Live
Spanish radio

Ómicron y delta están provocando un "tsunami de casos", rompiendo récords de infecciones en todo el mundo, OMS

Tedros Adhanom Ghebreyesus, Director General of the World Health Organization, WHO, speaks at the WHO headquarters, in Geneva. Source: Keystone

El director de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom Ghebreyesus, dice que es preocupante que las variantes ómicron y delta, que circulan al mismo tiempo, continúen ejerciendo "una presión inmensa sobre los trabajadores de la salud y los sistemas sanitarios al borde del colapso".

El "tsunami" de contagios por la variante ómicron de COVID-19 en los últimos días aumenta la presión sobre los sistemas sanitarios, que están "al borde del colapso", advirtió el miércoles la Organización Mundial de la Salud (OMS), a medida que los casos aumentan a niveles récord.

El altamente transmisible ómicron provocó que en Estados Unidos, Francia y Dinamarca se registraran nuevos récords de infecciones el miércoles, con decenas de millones de personas que enfrentan un segundo año consecutivo de restricciones y que han tenido que cancelar las celebraciones de la víspera de Año Nuevo.

"Estoy muy preocupado de que ómicron, al ser más transmisible y circular al mismo tiempo que delta, esté provocando un tsunami de casos", dijo el miércoles el jefe de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, en una conferencia de prensa.

"Esto ejerce y seguirá ejerciendo una enorme presión sobre los trabajadores de la salud, que ya se encuentran agotados, y los sistemas de salud al borde del colapso", agregó.


Puntos destacados:

  • Las variantes delta y ómicron están provocando un “tsunami” de infecciones que amenazan las estabilidad de los sistemas de salud en todo el mundo.
  • La mayoría de nuevas infecciones se han contabilizado en Europa, donde varios países registraron nuevos máximos históricos el miércoles.
  • El repunte de infecciones también alcanza a América Latina y el Caribe. La región acumula ahora más de 47 millones de infecciones y cerca de 1,6 millones de muertes.

El aumento, actualmente con un mayor repunte en Europa, está obligando a los gobiernos a caminar por la cuerda floja entre la imposición de restricciones diseñadas para evitar que los hospitales se colmen y la necesidad de mantener abiertas las economías y sociedades, a dos años de que surgiera el virus a finales de 2019.

Estados Unidos, donde ómicron ya está poniendo en alerta máxima a los hospitales, registró su promedio más alto de nuevos casos en siete días con 265,427, según el rastreador de la Universidad Johns Hopkins.

El epidemiólogo e inmunólogo de Harvard, Michael Mina, tuiteó que el recuento probablemente era la "punta del iceberg" y que el número real de casos probablemente era mucho más alto, debido a la escasez de pruebas.

Pero el país también parece estar experimentando un desacoplamiento entre infecciones y efectos graves, en comparación con oleadas anteriores, señalaron funcionarios, a medida que se acumulan evidencias de síntomas más leves con la nueva variante.

Francia registró el miércoles un nuevo récord diario de más de 200,000 casos -más del doble de lo registrado el día de Navidad-, y extendió hasta enero el cierre de discotecas.

El número de casos en el Reino Unido también alcanzó un récord de 183,037 y el número de personas hospitalizadas con COVID-19 en Inglaterra superó los 10,000, el total más alto desde marzo.

Por otro lado, Dinamarca -que actualmente tiene la tasa de infección por persona más alta del mundo- registró un nuevo récord de 23,228 nuevas infecciones, las cuales las autoridades atribuyeron en parte a la gran cantidad de pruebas realizadas después de las celebraciones navideñas. 

Los estudios sugieren que ómicron, la variante que ahora está dominando en algunos países, conlleva un riesgo reducido de ser ingresado en el hospital, pero la Organización Mundial de la Salud aún instó a la precaución.

El primer ministro británico, Boris Johnson, dijo que alrededor del 90 por ciento de los pacientes con coronavirus en las unidades de cuidados intensivos no habían recibido un refuerzo, y defendió su decisión de no tomar medidas drásticas contra las festividades.

La gran aceptación de las vacunas de refuerzo en Inglaterra "nos está permitiendo seguir adelante con el Año Nuevo de la manera cautelosa", dijo.

España también ha registrado cifras de contagios sin precedentes: 100,760 nuevos casos en 24 horas. Los últimos récords se alcanzaron a mitad de enero y se acercaban a los 40,000 casos diarios. El gobierno acaba de reducir el aforo en los recintos deportivos.  

América Latina también rompe récords de infecciones

El repunte de infecciones también alcanza a América Latina y el Caribe. La región acumula ahora más de 47 millones de infecciones y cerca de 1,6 millones de muertes.

Argentina registró un récord de contagios diarios, al sumar 42,032 con 26 fallecidos, con lo que superó los 41,020 contabilizados el 27 de mayo pasado, aunque aquel día el número de muertes fue de 551. 

En Colombia, el gobierno advirtió el miércoles que el país está ante un nuevo pico de la pandemia y en Bolivia, se registró un récord histórico de 4,934 contagios diarios. 

Para tratar de reducir el aumento de casos, el gobierno de la Ciudad de México canceló los festejos masivos de fin de año. Y en Perú, se cerrarán las playas y piscinas públicas el 31 de diciembre y el 1 de enero para evitar aglomeraciones. 

En China, los habitantes de la ciudad de Xi'an, confinada desde hace una semana, se quejaron en redes sociales de la falta de alimentos. Las autoridades admitieron el miércoles que estaban teniendo problemas para garantizar el suministro por el "bajo número de trabajadores y las dificultades logísticas y de distribución".

El gobierno español anunció que reducirá la cuarentena de diez a siete días para las personas contagiadas por la necesidad de encontrar un equilibrio entre "salud pública" y "crecimiento económico", señaló el presidente Pedro Sánchez.

Lo mismo hicieron Estados Unidos y Argentina. "La preocupación no es tanto el sistema de salud, como lo fue antes, sino que haya un impacto económico por los aislamientos", dijo Carla Vizzotti, la ministra de salud argentina. 

Precisamente, la OMS dijo el miércoles que la reducción del periodo de aislamiento para las personas infectadas era un compromiso entre el control de la transmisión y mantener las economías a flote.

Source AFP, SBS