Coming Up Tue 1:00 PM  AEST
Coming Up Live in 
Live
Spanish radio

Sindicatos exigen reunión urgente con el mandatario australiano sobre el impacto de la ómicron

ACTU Secretary Sally McManus says "Australian workers are not ok at the moment." Source: AAP

Los sindicatos australianos quieren una reunión con el gobierno federal para discutir el impacto de la propagación de la COVID-19 entre los trabajadores de primera línea.

Los sindicatos piden una reunión urgente con el gobierno federal para discutir el impacto de la propagación de la variante ómicron de la COVID-19 en los trabajadores esenciales agotados.

La secretaria del Consejo Australiano de Sindicatos, Sally McManus, escribió durante la noche al primer ministro, Scott Morrison, con una lista de demandas en las que advertía que un "cierre no oficial" estaba perjudicando a los trabajadores afectados.

"El primer ministro no ha escuchado a los trabajadores y nosotros estamos en primera línea", dijo McManus en un comunicado el martes.

"Los trabajadores australianos no están bien en este momento. Nunca hemos tenido tantos trabajadores enfermos a la vez.El personal sanitario está agotado, la gente está ansiosa e insegura", remarcó.


Puntos destacados:

  • Australia superó el lunes el millón de casos totales de COVID-19 desde que comenzó la pandemia hace dos años.
  • Los sindicatos australianos quieren una reunión con el gobierno federal para discutir el impacto de la propagación de la COVID-19 entre los trabajadores de primera línea.
  • LA ACTU reclama por la gran cantidad, sin precedentes, de trabajadores enfermos y el reestablecimiento de los pagos de baja por pandemia y cuando los contagios son por colegas.
  • Persiste la incertidumbre sobre cómo podrán regresar los estudiantes a las escuelas en condiciones de seguridad a medida que se disparan los casos de COVID-19.

 

Las demandas incluyen el restablecimiento del pago por baja por pandemia para los trabajadores que son contactos cercanos de colegas infectados, en lugar de sólo los contactos domésticos.

Los sindicatos también quieren que las pruebas rápidas de antígeno sean gratuitas para todos y que se dé prioridad a las pruebas para los trabajadores de primera línea hasta que se resuelvan los problemas de suministro, y que las máscaras en el trabajo sean de nivel N95 o P2.

"Muchos pierden su sueldo mientras están enfermos, ya que no tienen el pago por baja por enfermedad", dijo McManus.

"Otros están perdiendo horas y sus puestos de trabajo a medida que las empresas cierran o recortan en lo que se está convirtiendo en un cierre no oficial".

Incertidumbre ante la vuelta al colegio

Mientras tanto, persiste la incertidumbre sobre cómo podrán regresar los estudiantes a las escuelas en condiciones de seguridad a medida que se disparan los casos de COVID-19.

El principal grupo de asesores médicos del país se reunió el lunes para debatir el inicio del curso escolar de 2022, antes de una reunión del gabinete nacional el jueves.

Nueva Gales del Sur y Victoria han apoyado el impulso del gobierno federal para un enfoque coordinado, y los primeros ministros de esos estados se reunieron virtualmente el lunes para discutir cuestiones relacionadas con el virus, incluso en las escuelas.

Queensland ha pospuesto dos semanas el inicio de su curso escolar, alegando que el retraso era necesario para dar más tiempo a los estudiantes a vacunarse antes de reanudar las clases.

Las autoridades de Australia Meridional han dicho que se necesitarán pruebas rápidas de antígenos para ayudar a los profesores a hacer un seguimiento del virus.

El curso escolar comienza a finales de enero, aproximadamente en la misma época en que se espera que los casos de la variante Omicron alcancen su punto máximo.

Los niños de entre 5 y 11 años han sido autorizados a recibir la vacuna de Pfizer a partir del lunes, y se calcula que 2,3 millones de niños pueden recibir su primera dosis.

El primer ministro, Scott Morrison, dijo que los planes para la vuelta al colegio se trabajarían en conversaciones esta semana. 

"Obviamente, es un tema clave para los padres, ya que están pensando en que sus hijos vuelvan a la escuela dentro de unas semanas", dijo.

"Intentaremos tener esos acuerdos muy claros para cuando eso ocurra".

Morrison reiteró su preferencia por que los alumnos vuelvan a las aulas el primer día del curso, en lugar de aprender desde casa.

El profesor Paul Kelly, jefe de los servicios médicos del país, dijo que se tendrían en cuenta los aspectos sanitarios antes de decidir un enfoque unificado.

"Está relacionado con el equilibrio de los aspectos más amplios y la importancia del aprendizaje presencial en las escuelas con el riesgo de COVID", dijo.

El líder de la oposición, Anthony Albanese, dijo que deseaba que los estudiantes volvieran a las aulas y pidió que se siguieran los consejos sanitarios sobre el regreso.

Australia superó el lunes el millón de casos totales de COVID-19 desde que comenzó la pandemia hace dos años.

De esos casos, una cuarta parte se ha registrado en los últimos cuatro días.

Source SBS News