Coming Up Tue 1:00 PM  AEDT
Coming Up Live in 
Live
Spanish radio

Titulares de visas temporales separados de sus parejas por crisis de COVID-19 quieren regresar a Australia

Keila and Tom at Sydney Harbour before they were separated by the coronavirus travel ban. Source: Supplied

El gobierno federal ha denegado la exención para regresar al país a los titulares de visados temporales varados en el extranjero y separados de sus parejas en Australia debido al cierre de las fronteras por la pandemia de COVID-19.

 La estudiante universitaria Keila Carvalho viajó a Brasil el 5 de marzo para sorprender a su padre y a su tío en su cumpleaños, sin imaginarse que Australia cerrara sus fronteras por la crisis de COVID-19.

El viaje iba a durar sólo dos semanas pero ella permanece en la ciudad brasileña de Sao Paulo, alojándose en la habitación de su sobrino, muy lejos de su compañero Tom Bowen, de origen irlandés, y de la vida que tenían juntos en Sídney desde hace tres años.

La pareja ha estado separada durante casi dos meses.


 Puntos destacados

  • Los titulares de visas temporales que tienen pareja no pueden retornar a Australia debido la cierre de las fronteras el 20 de marzo por la pandemia.
  • El gobierno australiano analiza los pedidos caso por caso, pero la prioridad es proteger a la comunidad australiana.
  • Las autoridades han aprobado 1.170 solicitudes de exenciones para permitir que estas personas se reúnan con sus parejas en Australia y rechazó 220.

Carvalho no ha podido regresar a Australia ya que las fronteras se cerraron a los extranjeros el 20 de marzo para limitar la propagación del coronavirus.

"Estoy luchando aquí lejos de mi amado, no puedo volver a casa", dijo a SBS News.

"Toda mi vida está en suspenso en este momento a la espera de que se levante la prohibición de viajar", comentó.

Carvalho tenía previsto regresar el 21 de marzo y a pesar de un último esfuerzo por reprogramar su vuelo, no pudo volver antes.

Keila and Tom.
Keila and Tom.
Supplied

La joven brasileña comentó que había solicitado seis veces una exención por motivos humanitarios, pero que se le habían denegado las peticiones de regreso para reunirse con su pareja y proseguir con sus estudios.

"No me imaginaba que cerraran las fronteras y separaran a los compañeros de esta manera", dijo.

En Sídney, su compañero Tom, que es ciudadano irlandés, dijo que está luchando con el aislamiento y la vida sin ella en su apartamento de Chippendale.

"Lo más difícil es no saber cuándo volveremos a estar juntos y despertarnos todos los días y no saber cuándo nos volveremos a ver", dijo.

"Sólo queremos estar juntos, eso es lo más importante para nosotros en este momento."

 Cada uno de estos casos es difícil 

En un comunicado, un portavoz del Ministerio del Interior dijo que las decisiones de conceder exenciones a la prohibición de viajar por motivos de compasión se adoptan caso por caso en función de los riesgos para la salud que plantean los viajeros internacionales.

"Estas decisiones no se toman a la ligera, pero la prioridad del gobierno es proteger a la comunidad australiana contra la pandemia de COVID-19", dijo el portavoz.

Varios titulares de visados temporales han declarado a SBS News que, a pesar de vivir en Australia y de tener compañeros aquí antes de que la pandemia se afianzara, sus solicitudes han sido denegadas. 

A principios de este mes, el Comisionado de la Fuerza de Fronteras, Michael Outram, fue presionado sobre los criterios del gobierno para determinar estas exenciones en una investigación del Senado sobre COVID-19.

"No hay un modelo de puntuación ponderado por factores aquí; es una tarea muy difícil", dijo al comité.

"Tengo que dar un paso atrás y equilibrar el consejo de salud... con los motivos compasivos para que la gente venga".

Outram dijo que había aprobado 1.170 solicitudes de este tipo para entrar en Australia y rechazó 220 con "todas (sus) razones registradas individualmente".

"Cada uno de estos casos es difícil, cada uno de ellos", remarcó el funcionario al asegurar que se toma “muy en serio cada uno de ellos y tengo que sopesar esos difíciles juicios".

Outram recalcó que la pandemia mundial había dado lugar a que se negara la entrada a personas que "normalmente" podrían entrar en el país. 

No tengo ni idea de cuándo veré a mi marido

La brasileña Bruna Barbosa se encuentra entre los que no han podido conseguir una exención, lo que significa que no puede volver para reunirse con su marido Elías y su perro, y volver a su casa en Orange, Nueva Gales del Sur.

Había viajado al Brasil el 9 de marzo para realizar investigaciones de salud pública para su trabajo en una universidad australiana cuando fue sorprendida por la prohibición de viajar.

Barbosa dijo que había solicitado ocho veces una exención por motivos de compasión, sin éxito.

"No tengo ni idea de cuándo veré a mi marido... Sólo quiero ir a mi casa y a mi vida", dijo entre lágrimas a SBS News.

Bruna and Elias have also been separated by the coronavirus travel ban.
Bruna and Elias have also been separated by the coronavirus travel ban.
Supplied

"¿Por qué nos tratan como si fuéramos nada? Amo este país".

La pareja vive en Australia desde 2018. Ellos tienen una visa de actividad temporal de la subclase 408. El marido de Barbosa, Elías también trabaja como ingeniero mecánico en una empresa minera.

Elías Barbosa dijo que la pareja, que está casada desde hace siete años, se estaba frustrando por la incertidumbre de cuándo se volverían a ver.

"No tenemos información del gobierno y de la Fuerza de Fronteras - nadie se dirige a nosotros. Todavía nos preguntamos cuándo volveremos a estar juntos", comentó Elías Barbosa. 

Pide más transparencia en el proceso de examen

Los titulares de visas temporales se han quejado de que las respuestas que da el Ministerio del Interior a sus solicitudes porque consideran que están automatizadas y carecen de información sobre las razones por las que se han denegado las solicitudes.

La directora ejecutiva del Consejo de Migración de Australia, Carla Wilshire, dijo que una mayor transparencia en el proceso de solicitud contribuiría en gran medida a aliviar la ansiedad de los solicitantes.

"Es realmente importante que hagamos que estos procesos sean lo más compasivos posible y parte de ello es que la gente entienda los motivos y las razones por las que se toman las decisiones", dijo.

"Ciertamente tenemos que mirar los motivos de compasión, en particular cuando las unidades familiares cercanas están separadas y sobre todo cuando hay niños involucrados".

Las llamadas han sido respaldadas por el grupo multicultural más importante de la nación, FECCA, que también ha apoyado los pedidos para que se ofrezca una comunicación más clara y oportuna.

"Esta potencial falta de comunicación puede no ayudar a esas personas en esta situación", dijo el director general de FECCA, Mohammad Al-Khafaji.

"Si la gente puede demostrar que puede apoyarse a sí misma plenamente mientras está en Australia, entonces eso debería servir para mejorar su caso", acotó. 

¿Cuándo podrán regresar los titulares de visas temporales?

Según la hoja de ruta del gobierno federal para reducir las restricciones, la tercera etapa de medidas podría incluir exenciones de viaje para los estudiantes internacionales en julio próximo.

Pero los titulares de visas temporales dicen que están desesperados por tener más certeza de cuándo podrán regresar a Australia, ya que las parejas se enfrentan a meses de diferencia.

La pareja húngara Amelia* (no es su nombre real) y su marido dicen que la angustia de estar separados como resultado de la prohibición de viajar por el coronavirus está cobrando un precio emocional.

Ella ha estado varada en Hungría desde que viajó para asistir a un funeral a mediados de marzo y tampoco pudo asegurar un vuelo de regreso a casa antes de que la prohibición de viajar entrara en vigor.

Mientras estaba en el extranjero, la joven de 28 años descubrió que está embarazada.

"Ha sido muy duro para nosotros, es realmente devastador estar sentados aquí y pensar en no poder volver a casa", dijo Amelia, que ha pedido que su nombre no sea revelado debido a su primer embarazo.

La pareja ha vivido junta en Sídney por más de un año con la visa 482.

La pareja húngara presentó numerosas solicitudes de exención detallando su situación personal e incluyendo una oferta del empleador de Amelia para pagar la cuarentena de 14 días del hotel si ella regresaba, pero estos pedidos han sido rechazados.

"No nos dan una respuesta de por qué la rechazan, simplemente la rechazan", dijo Amelia.

"Es realmente difícil, especialmente cuando es nuestro primer embarazo."

 

Source SBS News