Cambio de poder en Australia. El laborismo regresa después de casi una década en la oposición

Anthony Albanese, el nuevo líder de la nación, ha prometido un "futuro mejor" para los australianos tras ganar las elecciones, pero todavía se enfrenta a la perspectiva de un parlamento sin mayorías (hung parliament) mientras se siguen contando los votos.

Australian Opposition Leader Anthony Albanese celebrates with his partner Jodie Haydon and son Nathan Albanese after after winning the 2022 Federal Election

工黨勝出大選,市場關注工黨理財能力。 Source: AAP

Anthony Albanese se convertirá en el nuevo primer ministro de Australia, cuando los partidos independientes han sido fundamentales al aprovechar una ola de descontento público con el estado de la política, para poner fin a la gestión del primer ministro Scott Morrison y la Coalición en el poder.

Es un resultado que inicia una nueva era para el parlamento de la nación, con los laboristas tomando el manto del gobierno después de nueve años en la oposición.

El hombre que creció en una vivienda pública en el suburbio de Camperdown, en Sídney, apareció visiblemente emocionado mientras se dirigía a sus partidarios en su discurso de victoria.



Advertisement
"Les digo a mis compatriotas australianos, gracias por este extraordinario honor", dijo Albanese.

Esta noche el pueblo australiano ha votado por el cambio.
Albanese rindió homenaje a su madre fallecida, Maryanne, quien fuera pensionista por invalidez, y dijo que esperaba que su trayectoria personal pudiera "inspirar a los australianos a alcanzar las estrellas".

"Quiero unir a los australianos", dijo.

"Quiero buscar nuestro propósito común y promover la unidad y no el miedo, el optimismo, no el miedo y la división".

También aprovechó su discurso para comprometerse con la "Declaración de Uluru desde el corazón", poner fin a las "guerras climáticas" y trabajar con los sindicatos y las empresas para impulsar la productividad y aumentar los salarios.

Albanese podría formar un gobierno mayoritario cuando aún se siguen contando los votos, pero la perspectiva de un parlamento sin mayoría absoluta también se vislumbra como una posibilidad viva.

La victoria de los laboristas no es aún lo suficientemente decisiva como para evitar que el próximo primer ministro tenga que negociar con los Verdes y la bancada cruzada para formar gobierno.

La composición actual de la Cámara de Representantes es la de los Laboristas con 68 escaños, los Liberales y los Nacionales con 46, posiblemente tres escaños para los Verdes y seis para los independientes a partir de la medianoche.

Por su parte, el primer ministro saliente,Scott Morrison, reconoció su derrota poco antes de las 23:00 horas de la noche electoral, tras llamar a Albanese para felicitarle por su victoria.

"Creo que es muy importante que este país tenga certidumbre. Es muy importante que este país pueda avanzar", dijo a sus partidarios en la sede de los liberales la noche de las elecciones.

Waziri Mkuu Scott Morrison akiwa kwenye kampeni ya uchaguzi mkuu mjini Adelaide, Kusini Australia
Scott Morrison concedes defeat in the federal election. Source: AAP


Morrison también aprovechó su discurso para reflexionar sobre una "época de gran agitación" durante su liderazgo del país al anunciar que dejaría de ser el líder del partido.

"Hemos visto en nuestra propia política una gran perturbación como la forma en que la gente ha votado hoy, con los principales partidos teniendo una de las votaciones primarias más bajas que hemos visto nunca", dijo.

Creo que es importante que nuestra nación se recupere.

Las independientes

De otro lado, las candidatas independientes asestaron un golpe demoledor a la posibilidad de que el gobierno de Morrison fuera reelegido, desbancando a los diputados liberales en escaños clave que antes se consideraban el corazón del partido.

El Tesorero Josh Frydenberg prácticamente reconoció su derrota frente a la independiente Monique Ryan en el escaño de Kooyong, en Melbourne, lo que podría ser la víctima más destacada de un cambio generalizado contra la Coalición.

"Aunque es matemáticamente posible que ganemos en Kooyong, es definitivamente difícil", dijo Frydenberg la noche de las elecciones.

Otros diputados liberales considerados moderados también perdieron sus escaños, con la candidata independiente Allegra Spender con una ventaja abrumadora sobre el liberal Dave Sharma en el escaño de Wentworth, en Sídney.

El escaño de Mackellar, en Sídney, del liberal Jason Falinski también cayó ante la independiente Kylea Tink, mientras que el liberal Tim Wilson perdió ante la candidata independiente Zoe Daniels.

Las sofisticadas campañas del grupo de los llamados independientes "teal" -financiados por el grupo Climate 200- fueron validadas por el público, en lo que parece reconocer sus llamamientos a una acción más fuerte contra el cambio climático, la integridad en la política y las preocupaciones por la equidad de género.

El resultado también ha obligado al Partido Liberal a hacer una profunda introspección por su pérdida de apoyo en escaños que antes se consideraban bastiones en los que se podía confiar.



El senador liberal Simon Birmingham admitió que "el género es claramente un factor en el resultado" y dijo que el partido había recibido "absolutamente" un "mensaje claro" de que necesitaba preseleccionar a más mujeres.

"Tenemos que conseguir que el Partido Liberal vuelva a estar en contacto con los valores de esas circunscripciones", dijo en la cobertura electoral de la ABC.

La elección de los laboristas al poder también se vio impulsada por una ola roja en Australia Occidental, donde Albanese celebró el lanzamiento de la campaña del partido y realizó una gran campaña.

En el estado, el partido liberal ha perdido el escaño de Pearce, del diputado saliente Christian Porter, a favor de la candidata laborista Tracey Roberts, y los laboristas también les han arrebatado el escaño de Swan.

El ex ministro de los indígenas australianos, Ken Wyatt, también parece que perderá su escaño de Hasluck, ya que los laboristas tienen una gran ventaja en el escaño.

Resultados sorpresivos

La decisión de los laboristas de colocar a Kristina Keneally en el escaño de Fowler, en el oeste de Sídney, también parece haber sido castigada en el escaño seguro del ALP, con el candidato independiente Dai Le a la cabeza de la votación.

El ALP había sufrido un cambio de hasta el 20% en el escaño hasta la medianoche del sábado.

Pero en el escaño vecino de Reid, la candidata laborista Sally Sitou está en condiciones de ganar este escaño frente a la titular liberal Fiona Martin.

Labor candidate Sally Sitou at the Strathfield North Public School polling booth on Federal Election day, in the seat of Reid, Sydney.
Labor candidate Sally Sitou at the Strathfield North Public School polling booth on Federal Election day, in the seat of Reid, Sydney. Source: AAP


La primera diputada australiana de origen chino, Gladys Liu, también parece que perderá el ajustado escaño marginal de Chisholm, en Melbourne, en favor de la candidata laborista Carina Garland, de origen italiano.

La posible pérdida de Frydenberg, que en su día fue considerado como un posible futuro líder del Partido Liberal, abre de par en par la carrera por el liderazgo, en la que Peter Dutton es ahora el posible candidato principal.

Dutton aprovechó un discurso ante sus partidarios en su escaño de Dickson, en Queensland, para reconocer la inmensidad de la pérdida sufrida por su partido.

"Hoy hemos sufrido un día terrible, y hay colegas en todo el país, buenas personas, que han perdido potencialmente sus escaños", dijo Dutton.

Estas elecciones constituyen la cuarta vez que los laboristas llegan al poder desde la oposición desde la Segunda Guerra Mundial.

Los votos postales y preelectorales aún no se han contabilizado.


Share
Published 22 May 2022 at 7:45am
By CJO, Tom Stayner
Source: SBS News