“Llorando de frustración”: por qué los docentes de NSW se unieron a una huelga por primera vez en una década

Miles de docentes en todo Nueva Gales del Sur (NSW) se han manifestado contra el gobierno estatal por demandas en materia de salario y escasez de mano de obra ante la abrumadora carga de trabajo generada por la educación remota que nació por la pandemia de COVID-19.

Alice Leung was one of the thousands of teachers who rallied for better conditions in NSW.

Alice Leung was one of the thousands of teachers who rallied for better conditions in NSW. Source: Supplied/Alice Leung

Alice Leung ha sido maestra durante 14 años, pero el martes salió de su aula y se lanzó a las calles para unirse a las manifestaciones de docentes de Nueva Gales del Sur que marcharon hacia el parlamento estatal para exigir mejores condiciones de trabajo.


Puntos destacados:

Advertisement
  • Centenares de escuelas cerraron el martes después que miles de docentes abandonaron el trabajo.
  • Los docentes demandan mejoras en sus condiciones, salariales y de trabajo y una respuesta inmediate ante la escasez crónica de profesores.
  • La acción industrial de los docentes es la primera en más de diez años.

Alrededor de 15,000 maestros se unieron a las protestas el martes, en la primera huelga de docentes en más de una década, para manifestar contra la escasez de maestros en el estado y por los bajos salarios que, según ellos, están forzando a miles a cambiar de profesión.

Ms Leung carries a banner that says 'No Teachers No Future' in a strike for teachers' rights IN NSW.
Ms Leung says industrial action is taken as a last resort for the state government to listen to teachers' needs. Source: Supplied/Alice Leung


"Los maestros no quieren abandonar a sus estudiantes, no tomamos estas decisiones sin considerarlo detenidamente. Es un último recurso porque el gobierno estatal no nos está escuchando", dijo Leung a SBS News.

¿Por qué los docentes están en huelga?

Los maestros se manifestaron el martes por primera vez en casi una década debido a la abrumadora carga de trabajo que se les está imponiendo a medida que la asignación de estudiantes por aula sube, y el número de docentes baja.

También exigen aumentos salariales proporcionales a sus esfuerzos laborales, que según dicen, incentivaría a más estudiantes de secundaria a elegir la docencia como profesión.



Según un informe del Departamento de Educación de NSW (2020), el salario de los maestros ha venido bajando desde la década de los años 80, lo que ha resultado en una disminución en el número de estudiantes con mayor rendimiento académico que aspiran a una carrera en docencia.

"La enseñanza es el mejor trabajo del mundo, pero creo que llega un punto en la vida de muchos maestros que el salario no les alcanza porque no es competitivo y la carga de trabajo es enorme, es tremenda", dijo Leung.

"Llega un momento en que dices: ¿Cuánto de mi propio bienestar tengo que sacrificar para hacer mi trabajo? ¿Cuánto del bienestar de mi familia tengo que sacrificar para hacer mi trabajo correctamente? Para mucha gente, el esfuerzo simplemente no vale la pena".

El gobierno de Nueva Gales del Sur ha ofrecido a los maestros un aumento salarial anual del 2,5 %, el máximo índice que los empleados pueden recibir como aumento en un año.

Pero la Federación de Docentes de Nueva Gales del Sur insiste en un aumento del 5 %, con un aumento adicional del 2,5 % para los maestros experimentados.

Escasez de maestros

En octubre, en los documentos internos del gobierno estatal se declaró que, si la inminente escasez de maestros no se aborda de manera urgente, NSW se quedará sin maestros de escuelas públicas en cinco años.

Pero la Federación de Docentes de Nueva Gales del Sur ha advertido que el problema es mucho más grave. El sindicato estima que el estado necesitará al menos 11,000 maestros adicionales para la próxima década para satisfacer el aumento en las inscripciones de estudiantes que prevé podría incrementar en un 25 % para 2040.

El problema no se limita a NSW.

Victoria, Queensland y Australia Occidental han reportado problemas durante todo el año, debido a la escasez de maestros.

Un documento de consulta financiado por el gobierno federal este año también destacó que la proporción de graduados de secundaria con los puntajes académicos más altos de Australia, que eligen estudiar un título de enseñanza, ha disminuido drásticamente.

El impacto de COVID-19

Para Richard Poole su carrera como docente es un honor. Él enseña inglés a estudiantes de Año 9 en una escuela selectiva en el noroeste de Sídney.

Richard Poole says he loves his job, but the workload has become overbearing for the pay they receive.
Richard Poole says he loves his job, but the workload has become overbearing for the pay they receive. Source: Supplied/Richard Poole


Pero admite que el cambio a la enseñanza remota durante tres meses debido al brote de COVID-19 en NSW "quemó cerebros".

"Algunas noches lloraba debido a la frustración, culpa e impotencia que sentía por estos niños. ¿Cómo podía saber si a mis estudiantes les estaba yendo bien si la única forma de verlos era a través de pequeños íconos en la pantalla durante una llamada de zoom?", dijo Poole a SBS News.

Con el aumento en la carga de trabajo y los cursos de desarrollo obligatorios que los docentes deben completar, Poole dice que es común trabajar más de 12 horas en un día, cuando les están pagando por una jornada laboral de ocho horas.



"La enseñanza puede involucrar algo de trabajo voluntario, pero es una profesión, y somos profesionales altamente capacitados. Nos merecemos un salario que refleje la carga de trabajo y horas que hacemos".

Y cuando NSW reanudó sus actividades luego del confinamiento por el brote de delta, Poole comenzó a sentir pánico a medida que veía a más de sus compañeros abandonar la profesión por agotamiento mental.

"Los maestros están sosteniendo el sistema con pura fuerza de voluntad para evitar que colapse, pero estamos solos y eventualmente nos vamos a caer si algo no cambia".

Tanto Leung como Poole dicen que la carga de trabajo de los docentes era inmensa antes de la pandemia de COVID-19. Pero durante los confinamientos, la situación se convirtió en algo "imposible" de soportar.

"La enseñanza remota fue la gota que colmó el vaso para los docentes... simplemente los empujó al límite".

La ministra de Educación de Nueva Gales del Sur, Sarah Mitchell, criticó las protestas lideradas por los sindicatos.

"En un solo día, el sindicato ha causado más interrupciones en nuestro sistema de educación pública de lo que hemos visto debido a COVID durante todo este período", dijo Mitchell.

Poole dijo que la "hostilidad externa" del gobierno estatal no fue justa.

"Les estamos diciendo que necesitamos más tiempo. Les estamos diciendo que necesitamos que nos asignen menos niños por aula, para que podamos prestarle más atención a cada estudiante. Les estamos diciendo que nosotros estamos en la fila de combate y que no estamos siendo egoístas. No estamos haciendo esto por nosotros. Estamos haciendo esto por ellos (los estudiantes)", dijo.



 

 


Share
Published 8 December 2021 at 10:31am
By Rayane Tamer
Presented by Marcia De Los Santos
Source: SBS News