SBS en español

Australia Vota: “Nuestra democracia se está desintegrando poco a poco”, opina Yolanda Vega, candidata hispana al senado australiano

SBS en español

Yolanda Vega, Reason Party candidate for the Senate from Victoria.

Yolanda Vega, Reason Party candidate for the Senate for Victoria. Source: Supplied


Published 13 May 2022 at 12:49pm
By Silvia Rosas, Esther Lozano
Source: SBS

La española, postulada por el partido Reason, en entrevista con SBS Spanish expone sus razones por las que cree que postularse por un partido minoritario es mejor para avanzar en temas muy puntuales.


Published 13 May 2022 at 12:49pm
By Silvia Rosas, Esther Lozano
Source: SBS


A Yolanda Vega, de origen español, su historia como inmigrante la marcó de tal manera, que hoy se lanza a la política bajo los colores del partido Reason con la esperanza de hacer algo diferente a lo que ella llama una paulatina “desintegración” de la democracia australiana. 

“La razón por la que me estoy postulando para el Senado en esta elección es porque tengo muchísimo miedo que nuestra democracia, aquí en Australia, se esté desintegrando poco a poco”, declara Yolanda Vega en entrevista con SBS Spanish.

A la candidata al senado por el estado de Victoria le preocupa lo que ella percibe como una disminución en los derechos humanos y opina que esto ha dado paso al crecimiento de la corrupción. 

Advertisement
“Tengo miedo que la democracia esté desapareciendo, porque la corrupción en este país se está incrementando. Cuando la corrupción sube, los derechos humanos bajan. Y desde el 2012 la corrupción en Australia -si leemos los reportajes y los datos de organizaciones internacionales y de universidades- vemos que la corrupción se está incrementando”, declara la candidata nacida en España, quien emigró a Australia a los seis años junto con su familia. 

En este sentido, el partido Reason, por el que se presenta la candidata Yolanda Vega, dice apoyar una Comisión Independiente Contra la Corrupción (ICAC, sus siglas en inglés); un órgano independiente pero totalmente financiado por el gobierno federal, con el poder de realizar audiencias públicas e iniciar investigaciones contra gobiernos, servidores públicos y parlamentarios actuales y anteriores.



Durante el gobierno de Scott Morrison se ha hablado sobre el establecimiento de un organismo federal anticorrupción. De hecho, esa fue una de sus promesas electorales en las anteriores elecciones federales.  

Sin embargo, el proyecto de ley presentado por la Coalición recibió críticas de exjueces y fiscales por no celebrar audiencias públicas para políticos o por no iniciar investigaciones a partir de denuncias anónimas del público. 

El primer ministro ha dicho que defiende la propuesta de su gobierno y ha declarado que solo presentará una propuesta para un organismo federal anticorrupción, si los laboristas brindan apoyo expreso y sin cambios al proyecto de ley presentado por la Coalición. 

"No es un tribunal canguro, no es algo que esté tratando de juzgar a la gente en los medios, no se trata de quién es tu novio o cosas así. He visto estas comisiones de integridad en mi propio estado natal de Nueva Gales del Sur y debo decir que no me han convencido”, aseguró el primer ministro. 



Sobre este tema el candidato laborista, Anthony Albanese, ha prometido durante su campaña que establecer una comisión nacional anticorrupción sería la primera prioridad de su partido si este llega al poder.

"El tema de la comisión de integridad es uno en el que vamos a legislar este año, una comisión nacional anticorrupción. Será una comisión nacional anticorrupción con dientes, que tendrá poderes de investigación independientes y que será real en oposición al modelo que ha sido rechazado por todos", puntualizó Albanese.

El tema se vuelve aún más relevante cuando una nueva investigación publicada por el grupo de expertos independientes del Center for Public Integrity plantea preguntas sobre los $55.000 millones gastados por el gobierno de Morrison en subvenciones durante los últimos cuatro años.

La investigación encontró que hubo poca o ninguna supervisión en cómo se gastó el dinero.

Cambio climático, la piedra en el zapato de varios partidos

Otro de los temas centrales de las campañas rumbo a la elección federal, que se celebrará el 21 de mayo, ha sido el cambio climático y las posiciones que cada partido adopta frente a este problema.  

El partido Reason, que apoya la candidatura de Yolanda Vega, exige que el gobierno federal declare una emergencia climática y apoya las recomendaciones del Panel Internacional sobre el Cambio Climático.

Entre las medidas de acción inmediata propuestas por este partido está que Australia se deshaga de toda la exploración, minería y exportación de combustibles fósiles.

Aunque estas propuestas son muy similares a las del partido de los Verdes, la candidata al senado, Yolanda Vega, afirma que su partido espera ser más efectivo con sus propuestas. 

“Lo que hemos visto con los Verdes en los últimos años es que, aunque sean progresistas, no han podido trabajar con los grandes partidos para llegar a un acuerdo”, critica Vega. 

“Nuestra misión es pasar leyes, pasar legislación. Aunque sea un paso muy pequeño, tenemos que empezar. Porque llevamos hablando de los problemas climáticos durante 35 años o más y nada ha cambiado. Y hemos tenido verdes, laboristas y liberales en el Senado, pero no han conseguido pasar nada realmente bueno porque no han trabajado juntos”, explica la candidata del partido Reason. 



Cerrar la brecha salarial entre géneros

Lograr una igualdad salarial entre hombres y mujeres es otra de las demandas de la población australiana que está teniendo eco en esta campaña electoral federal.  

Una encuesta del Consejo Australiano de Sindicatos, publicada en Febrero, muestra que tres de cada cuatro mujeres encuestadas señalaron que su seguridad laboral ha empeorado y que el costo de vida se ha vuelto más inasequible bajo el gobierno de Morrison, ya que en promedio se les sigue pagando menos que a los hombres.

De las 3,000 personas encuestadas, el 55 por ciento de las mujeres dijeron que su seguridad laboral había empeorado durante el mismo período en comparación con el 45 por ciento de los hombres. 

Un portavoz del gobierno dijo en declaraciones a News.com que el empleo de las mujeres se estaba recuperando con fuerza, con más mujeres australianas empleadas en diciembre de 2021, en comparación con marzo de 2020, antes de la pandemia.

El portavoz afirmó que “el gobierno de Morrison redujo la brecha salarial de género a su nivel más bajo registrado al 13,4 por ciento en los seis meses hasta noviembre de 2020.

“La brecha actualmente se ubica en 13,8 por ciento, que es cuatro puntos porcentuales menos de lo que heredamos del partido Laborista en 2013”, dijo el portavoz. 



Pero los sindicatos han acusado al primer ministro de “desaparecer” al no hacer lo que ellos consideran suficiente para mejorar las condiciones laborales y la seguridad laboral de las mujeres.

Sobre este tema, la candidata por el partido Reason abogó por hacer cumplir la ley que data de 1984, una legislación que establece que todas las personas deben recibir el salario justo independientemente de su género.  

“Esa ley existe, porque se pasó en 1984, pero todavía tenemos problemas con eso, muchas compañías todavía no hacen lo que la ley dice”. 

“Entonces, si no hay multa, si no hay consecuencias cuando la gente incumple la ley, van a seguir haciendo lo mismo, porque no hay consecuencias”, señala Yolanda Vega.

Sobre este tema, los laboristas han prometido "liderar un impulso nacional para ayudar a y aumentar el salario de las trabajadoras, particularmente en trabajos de cuidados, fortaleciendo la habilidad y la capacidad de la Comisión de Trabajo Justo para ordenar aumentos salariales para los trabajadores en trabajos mal pagados, industrias dominadas por mujeres". 




Share